Renovación de licencia vs multas impagas

Renovación de licencia y deudas

Muchos de nosotros hemos sido multados alguna vez por infracciones de tránsito. Algunas con justificación, otras quizás no. En este último caso sumado a que a veces ni siquiera estamos al tanto de que hemos cometido una infracción, ya que probablemente no fuimos notificados. Lo cierto es que cuando tenemos una multa impaga nos encontramos con el inconveniente derivado a la hora de renovar la licencia.

 

Lo crucial acá, es que muchas veces necesitamos urgentemente volver a conducir y no tenemos tiempo para ponernos a cuestionar aquella multa que nos parece injusta, para que por fin nos permitan realizar el trámite de renovación.

Por eso nosotros, queremos que conozcas los derechos que tenes y los fundamentos legales de los mismos. En esta publicación vamos a contarte de manera muy sencilla 3 argumentos de porqué los jueces están considerando inconstitucional que te impidan renovar tu licencia, y también queremos acercarte la herramienta que puede ayudarte en casos serios.

3 argumentos de porqué los jueces la consideran una exigencia inconstitucional

Decir que es inconstitucional significa que esa norma que te impide renovar tu licencia está en contradicción con los derechos que te da la Constitución Nacional, que es la ley suprema del país. Y eso se ve en sucesivos fallos de los jueces donde confirman este criterio. Pero, porqué lo siguen haciendo te preguntarás. Y una respuesta podría ser que los municipios lo usan como un medio de recaudación de dinero bastante eficaz.

Así las cosas, aún sigue siendo una práctica generalizada por estos a lo largo del país exigir el libre de deudas antes de poner en marcha el trámite correspondiente.

 
Nuestra intención, como habrás notado, es librar esta publicación de contenido demasiado técnico, para que cualquiera lo pueda entender. Lo haremos lo mejor posible, sin embargo te invito a que nos escribas o comentes si tenes alguna duda.

Vamos a volcar los argumentos en relación a cada uno de los principios constitucionales que violan, dandote una explicación bien simple de qué significa cada uno.

1 - Recaudar o prevenir accidentes?

El principio de razonabilidad: La norma (que dependiendo la provincia en que vivas puede ser una ordenanza, un decreto o una ley provincial), debe ser razonable.

 

Es que la leyes de tránsito tienen una finalidad preventiva. Esto quiere decir que lo que buscan es evitar o disminuir los accidentes de tránsito ( y no recaudar dinero). Entonces, en este caso vemos que el medio utilizado por el Estado (impedirte la renovación de la licencia) no tiene un fin preventivo, es decir, no hace que se incremente la seguridad vial.

 

Diría que es hasta de sentido común, el hecho de tener una deuda de infracciones no te hace automáticamente un mal conductor, ni tampoco el hecho de pagarlas te hace uno mejor.

 

Así si por un lado tenemos a Juan que cometió 3 infracciones graves, y al momento de renovar la licencia paga las multas, y por otro a Pablo que cometió una sola infracción leve y no la ha pagado. Quién aparecería como el conductor que pone más en riesgo la seguridad vial en el ejemplo? Y quién finalmente puede conducir?. La respuesta es evidente no?

 

Además no se puede usar este método que aparece como casi extorsivo para recaudar dinero bajo la excusa de preservar la seguridad vial. Para ello la ley prevé otros mecanismos: el Estado deberá cobrarte forzosamente a través del correspondiente juicio de apremio, respetando el debido proceso.

2 - Si tiene dinero puede conducir

Es que hay un discriminación encubierta en estos casos. Se encuentran en peores condiciones para renovar la licencia las personas de más bajos recursos (que tal vez realmente la necesiten para trabajar), y se favorece a quienes tienen capacidad económica para pagar las multas, independientemente de quién respete más las reglas de tránsito. Retomando el ejemplo anterior: Juan, a pesar de ser menos responsable conduciendo, tiene dinero y por eso puede renovar la licencia. Pero Pedro, a pesar de que es más precavido, por el hecho de tener menos recursos no puede.

 

Lo relevante es que el ciudadano esté capacitado para manejar. Y para ello se deben aprobar los exámenes teóricos y prácticos como así también comprobarse la aptitud psico-física. Como se ve, estas sí son cuestiones que hacen a la seguridad vial. Un conductor que no puede ver bien, o uno que no sabe qué significan las señales de tránsito sí ponen en peligro la seguridad.

 

Resulta absurdo que, bajo el pretexto de resguardar la seguridad vial, el estado habilite a transitar a un conductor más peligroso por el hecho de que tiene más dinero. En definitiva esto viola el principio de igualdad.

3 - No es una sanción, pero duele como una.

El principio de Legallidad es un principio fundamental, que significa que si te sancionan, es en virtud de una reglamentación previamente establecida en la ley. Si cometes una infracción, y te vas a la ley de tránsito, vas  a ver que establece las sanciones para esa inconducta: multa, arresto, inhabilitación, etc.

 

Lo que no figura en ningún lado como sanción es que se te impida renovar la licencia. Sabemos que esto es prácticamente como una inhabilitación: sin carnet, no podes legalmente conducir. Entonces esto no sólo es complicado porque la inhabilitación es en sí misma una sanción grave, sino también porque en definitiva se te aplicaría una doble sanción: la multa más esta imposibilidad de conducir.

 

Como dijimos, el estado tiene mecanismos para exigirte que pagues, pero todo ello mientras te permiten conducir legalmente tu vehículo.

Pero entonces, ¿Cómo nos defendemos frente a esto?

Cómo resolver el problema legal

Pese a lo que expusimos persisten las normas que establecen este sistema, por lo que hasta tanto no se cambie la legislación la vía que aparece como más adecuada es la del Amparo.

 

Jueces de distintas provincias ya se han pronunciado admitiendo los amparos presentados, declarando inconstitucionales la normas que imponían el libre de deudas y obligando a los municipios a reanudar el trámite de renovación. Justamente se han basado en los principios que comentamos más arriba.

 

Esto significa que, especialmente frente a situaciones de urgencia, se puede acudir al amparo para defendernos y poner de manifiesto que se nos ha violado nuestros derechos constitucionales. Esto exige una serie de requisitos para su procedencia que seguramente trataremos en otra publicación.

Conclusiones finales

Como dijimos lo decisivo a la hora de otorgarte la licencia es determinar si estás capacitado para conducir un vehículo. Si tenes la aptitud física y psíquica requerida, y si además pasaste los exámenes teóricos y prácticos que manda la ley, estas legalmente apto para hacerlo.

 

Y sólo en el caso de que no estuvieras capacitado en este sentido podrían negarte legítimamente la licencia (siempre y cuando claro, no pese sobre usted algún tipo de inhabilitación). Toda otra exigencia te estaría limitando irrazonablemente tu derecho constitucional de transitar libremente.

 

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Seguinos en nuestras redes

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *